Economía Colaborativa en el Turismo: los modelos Peer to Peer (P2P)

La crisis, las nuevas tecnologías y una sociedad que busca soluciones baratas a sus deseos de viajar y hacer turismo, han dado lugar a nuevos tipos  de negocio, basados en el intercambio y en  compartir propiedades que en muchos casos tenemos infrautilizadas. Algunas plataformas web como: Beroomers, Linkedage, Onlyapartments, Bemate, Airbnb, Justpar, están tomando la iniciativa de un nuevo turismo. Cómo legislarlas y de qué forma aprovecharnos de ellas, es la dificultad de un reto a conseguir en una nueva realidad económica.

Animo a todos a ver este vídeo de la fantástica ponencia de Dña. Mónica Figuerola Martín,  Directora General de Turismo de la Rioja, el pasado 30 de Enero en Fitur en el encuentro de especialistas sobre la Sostenibilidad organizado por Istur. En ella expone con brillantez este nuevo y creciente desafío para el turismo.

La introducción corresponde a D. Jesús Felipe Gallego presidente de Istur y moderador en el encuentro, que también aconsejo atender, donde nos dejó unas breves notas de la agricultura y la moda sostenible:  el periplo de unos pantalones vaqueros que se confeccionan en Italia,  su algodón se cultiva en la India, se hilan en china, se tiñen y lavan en Filipinas, se confeccionan en Guatemala, se etiquetan en Estados Unidos, se venden en España y acaban en un mercadillo en Uganda.

http://www.youtube.com/watch?v=_1Tg_6AJwN8

Texto:Pedro Martínez

Fuente: Istur

Leer más: http://isturformacion.com/blog/destino-turistico-sostenible-y-economia-colaborativa-fitur-2015/

Anuncios

El cambio climático y el Turismo

¿Conocen las empresas las ayudas económicas que aporta el gobierno a las empresas que realizan obras que ayuden a disminuir sus gases contaminantes? ¿Qué es la huella de carbono? ¿Como está afectando el cambio climático a algunos destinos turísticos?

Todas estas preguntas y más son contestadas por Susana Magro, Directora de la Agencia Española contra el Cambio Climático en este vídeo.

El pasado 30 de Enero, el instituto Istur organizó el encuentro de especialistas más importante celebrado hasta ahora en España dentro de la feria de turismo Fitur. Fueron muchas las ponencias, pero esta es básica para conocer que medidas se están tomando para alcanzar los acuerdos internacionales, que pasará con el turismo si los fenómenos meteorológicos siguen cambiando, quien vigila y regula la reducción de los gases, que voluntad política hay en este tema. etc..

 

Texto: Pedro Martínez

Fuente. Istur

Leer mas :http://isturformacion.com/blog/istur-presento-en-fitur-2015-el-encuentro-especializado-hablemos-juntos-de-sostenibilidad-un-camino-sin-retroceso-para-el-turismo-y-los-premios-que-otorga/

 

ASEGO, SCA Y La sostenibilidad ” Una verdad verdadera”

 

https://lasllavesdeoro.wordpress.com/wp-admin/edit.phpIMG_5821

 

La Asociación de Gobernantas Españolas organizó junto con la empresa TORK, perteneciente al grupo sueco SCA, una presentación de los artículos de celulosa de esta marca.

Empieza a sonar con fuerza en el mundo empresarial y social la palabra “sostenibilidad”, pero para que no nos vendan gato por liebre deberíamos informarnos que definición tiene esta palabra (social, económico y ambiental). Muchas empresas lo utilizan en su marketing de comunicación, pero la realidad es más ficción que verdad.

El mundo de los hoteles y el turismo empiezan a no ser ajenos a este auge sostenible, pero algunas cadenas hoteleras nos sirven gato en su publicidad.

Curiosamente ayer asistimos a la presentación de los productos de la marca Tork y su principal arma publicitaria  fue la sostenibilidad, pero en este caso era liebre lo que nos comimos, pues es la segunda empresa certificada más sostenible del mundo.

Esta empresa, la mayor productora de celulosa del mundo, posee bosques propios del tamaño de Andalucía o Bélgica y uno de sus éxitos radica en su tecnología y en el diseño de sus artículos y dispensadores, basados en evitar la pérdida de material y dar soluciones lógicas a pequeñas cosas ilógicas. Por ejemplo lavarse las manos y que las gotas de jabón dispensado ensucie la encimera o que al sacar un papel para secarnos las manos salgan 7 a la vez.

Entre los asistentes  estaban Ramón Lefort, delegado de Madrid de las Llaves de Oro, gobernantas de los hoteles más importantes de Madrid y su presidenta Ana María Dobaño, una mujer entregada a la causa de un servicio de pisos eficaz y sostenible.

Lugar del acto: Hotel Liabeny

Texto: Pedro Martínez

Posted 12 de Febrero, 2015

 

Manipulación climática y geoingeniería- Entrevista Josefina Fraile1/2 –

geo

La manipulación a gran escala del medio ambiente terrestre, conocida como geoingeniería o ingeniería climática, puede ofrecer soluciones para enfriar el planeta o para reducir los niveles de dióxido de carbono de la atmósfera.

Pero los científicos son conscientes de que estas tecnologías aún se encuentran en sus primeras fases de desarrollo y no han sido probadas a escala global.

Aunque interferir deliberadamente en la naturaleza implica grandes riesgos, algunos investigadores creen que si las concentraciones de carbono en la atmósfera alcanzan un nivel crítico, la geoingeniería podría ser la única manera de tomar el control del clima.

En los siguientes vídeos Josefina Fraile, activista ambiental, se dedica a denunciar, desenmascarar y parar cuanto antes, las fumigaciones aéreas clandestinas que se están llevando a cabo en todo el planeta sin el consentimiento de los ciudadanos, consecuencia de los programas de geoingeniería o manipulación climática. No por increible que parezca, es menos cierto. Es un asunto extremadamente grave que afectará de forma radical -ya está afectando- la supervivencia del planeta. Luchar contra las armas climáticas es algo poco común, es la madre de todas las batallas. Sólo tenemos un planeta tierra, y es nuestro hogar. Si permitos que cuatro spicópatas manipulen los sistemas climáticos naturales, el resultado será la destrucción de toda la cadena de vida. Tenemos que saber la verdad para poder enfrentarnos a ella, plantarle cara y evitar que estos aberrantes experimentos sigan adelante.

PARTE I: Historia de geoingeniería, implicaciones y objectivos.

http://www.youtube.com/watch?v=FxlCkI26jvQ PARTE II: La manipulación climática en la zona experimental de la Guareña, España.:

PARTE IIhttp://www.youtube.com/watch?v=Vh8Af-RDsKI

Fuentes: BBC

Leer mas: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130925_ciencia_geoingenieria_tecnologias_para_revertir_cambio_climatico_np

Vídeo: Licencia Atribución de Creative Commons (reutilización permitida)

Foto: Antene3.com

 

Las 500 empresas y gobiernos que podrían salvar los bosques del planeta

1423644917_659682_1423646404_noticia_normal

La lista Forest 500 califica a las instituciones que intervienen en la deforestaciónLa tala de árboles para exportar su madera o abrir claros para plantar soja o que paste el ganado ha acabado con el 50% de las selvas tropicales del planeta. De lo que queda, otro 60% está muy degradado. Con el objetivo de que la deforestación se detenga antes de que sea demasiado tarde, aparece la Forest 500, una lista de las empresas y gobiernos que tienen algo que ver con este enorme negocio. El Gobierno y dos empresas españolas aparecen en ella con un aprobado.

Con miles de datos de estadísticas oficiales, estudios científicos e investigación propia, el Programa Global de la Cubierta Forestal (GCP, por sus siglas en inglés) ha identificado a los 500 grandes agentes que intervienen en el negocio de la deforestación. No se trata tanto de señalar a los culpables sino de elaborar una lista con los agentes que, directa o indirectamente, podrían ayudar a acabar con la tala de árboles de las selvas tropicales si tomaran una serie de medidas.

La Forest 500 incluye a 50 países tanto exportadores como importadores de maderas, pasta de papel y productos agrarios relacionados con la tala, como la soja, el aceite de palma y la carne procedente de tierras arrancadas al bosque. En la lista también aparecen 250 empresas, desde productoras de las materias primas, hasta las cadenas de comercio minorista, pasando por procesadoras y comercializadoras. Forest 500 analiza además, el papel de otros agentes como los fondos de inversión, los bancos y las organizaciones internacionales en la deforestación.

Los países peor puntuados son Rusia, India y China y los mejor parados, Países Bajos y Alemania
“Estas instituciones no son necesariamente responsables por la deforestación directamente pero tienen el riesgo más alto de estar vinculados a la deforestación tropical a través de su participación en la producción mundial de productos básicos y el comercio, o a través de sus operaciones en las cadenas de suministro de productos básicos”, dice el director del programa Factores de deforestación del GCP, Mario Rautner. El dinero que se mueve en este gran mercado ronda los 100.000 millones de dólares y sus materias primas se encuentran en más del 50 % de los productos envasados en los supermercados, según los autores del informe.

La Forest 500 evalúa cómo cada uno de estos agentes está abordando su papel en la deforestación. Aunque los criterios varían según se trate de empresas, países exportadores o importadores o de los distintos agentes inversores, con ellos han podido examinar cada uno de las 500 instituciones y puntuarlas del 1 al 5. Es toda una geopolítica de la deforestación.

Solo siete de las organizaciones de la Forest 500 consiguen el cinco. De las 250 empresas examinadas, las que mejor puntúan son las corporaciones alimentarias Nestlé, Groupe Danone, la japonesa Kao Corp, Procter & Gamble, de EE UU, y las británicas Reckitt Benckiser Group y Unilever. En este apartado solo aparece una empresa española, Inditex, con una calificación de tres.

1423644917_659682_1423676492_sumario_normal
España es el tercer exportador mundial de la soja que se cultiva en lo que no hace mucho era selva amazónica. / GLOBAL CANOPY PROGRAMME
“Inditex ha sido incluida como uno de los mayores distribuidores de moda del mundo y está entre las 10 mayores empresas de calzado en los mercados de Europa Occidental”, recuerda Rautner. Esto significa que usa pieles para hacer los zapatos, los bolsos o los abrigos. “Por lo tanto, debería tener políticas para asegurarse de que no proceden de ganado criado en la zona amazónica. No hemos encontrado que la compañía esté aplicando estas políticas”, añade el investigador. Sin embargo, su puntuación se recupera por sus prácticas con el papel. Inditex no hace sus bolsas de pasta de papel procedente de selvas tropicales.

En cuanto a los países, son precisamente algunos de los mayores exportadores los que mejor puntúan. Los que aparecen en la lista albergan el 90% de los bosques tropicales. De entre ellos, las naciones latinoamericanas (Brasil, Colombia y Perú) están haciendo grandes esfuerzos para conseguir el objetivo de la deforestación cero en 2030, tal y como recoge la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, firmada en septiembre pasado. Los que peor lo están haciendo son Madagascar, que está perdiendo toda su cubierta forestal a un ritmo acelerado, Nigeria e Indonesia.

Del lado de la demanda, los gobiernos con políticas más avanzadas para frenar la deforestación son Alemania y los Países Bajos. En mitad de la tabla se encuentra el Gobierno español. Aunque España no es un gran importador de maderas o pasta de papel de los trópicos, es el tercer importador de la soja que se cultiva en tierras amazónicas arrancadas a la selva. Además, es el cuarto mayor importador de aceite de palma de Europa. El cultivo de la palma ha sido relacionado con la intensa deforestación de Indonesia.

Solo siete empresas obtienen la mayor puntuación, el banco HSBC entre ellas
Sin embargo, los países que más daño están haciendo a las selvas tropicales son Rusia, China y la India. No se trata solo de que no tengan políticas para fiscalizar de dónde proceden las materias primas que necesita su economía, además sus economías son grandes depredadores. China sola, por ejemplo, importa el 22% de todas las materias primas de riesgo forestales. India, por su parte, es el mayor importador de soja y aceite de palma.

Más difícil de valorar es el papel de otros agentes que ni son gobiernos ni participan de alguna manera en la cadena de suministro. Es el caso de los fondos de inversión o los grandes bancos. Sin embargo, Forest 500 también se encarga de ellos. Como explica Rautner: “Varias instituciones financieras han sido incluidas por sus participaciones en las empresas que aparecen en Forest 500. Aunque no están necesariamente involucradas en la financiación de la deforestación, se exponen al problema a través de sus actividades de inversión”. Si usaran estas acciones para exigir a las empresas que cumplan criterios de sostenibilidad, su influencia podría ser enorme.

En el caso de los bancos, el HSBC, zarandeado ahora por la actualidad de la lista Falciani, aparece como la mejor puntuada. El único banco español que sale en Forest 500 es el Santander, que consigue un aceptable tres sobre cinco. “El Santander ha incorporado las consideraciones ambientales en el proceso de toma de decisiones, sin embargo, no tiene políticas específicas relacionadas con las operaciones que involucran productos específicos vinculados a la deforestación. Además, no está claro si las políticas de sostenibilidad del Santander son recomendaciones o son obligatorias, por lo que el rigor de las políticas es cuestionable”, sostiene Rautner.

La lista Forest 500 señala a los grandes actores que, con sus decisiones, pueden acabar con lo que queda de las selvas tropicales o salvarlas. Pero el objetivo de la deforestación cero debería ser cosa de todos. Como recuerda Rautner: “En realidad, todos formamos parte de una economía mundial deforestadora. La deforestación se encuentra en nuestro chocolate y nuestra pasta de dientes, nuestra comida para animales y nuestros libros de texto, nuestros edificios y nuestro mobiliario, nuestras inversiones y nuestras pensiones”.

Fuente: El Pais

Leer más:

http://elpais.com/elpais/2015/02/11/ciencia/1423644917_659682.html

 

Madrid extiende a toda discapacidad el acceso público de perros de asistencia

perros asi

                                                                                                        Una mujer camina acompañada por su perro guía.ALBERTO CUÉLLAR

EFE Madrid

Una nueva ley regulará en Madrid el acceso a espacios públicos de los perros de asistencia a todo tipo de discapacitados, según ha avanzado hoy el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que ha indicado que esta norma pionera se une a la que regula ya a los perros guía de personas con ceguera.

En un acto junto al consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, y la vicepresidenta de la ONCE, Patricia Sanz, entre otros, González ha presentado en la sede de la Presidencia regional el proyecto de Ley de acceso al entorno de personas con discapacidad que precisan el acompañamiento de perros de asistencia.

Esta iniciativa permitirá que puedan acceder a espacios públicos y privados de acceso público o colectivo no sólo los animales que sirven a las personas ciegas o con deficiencia visual, sino a los que acompañan a otro tipo de discapacitados físicos o psíquicos.

La norma se aprobará en el actual periodo de sesiones y permitirá que los perros de asistencia a todo tipo de discapacitados puedan acceder al transporte, comercios, hospitales, colegios, centros deportivos y lugares de trabajo.

Según la vicepresidenta de la ONCE, organización que ha colaborado en la elaboración del proyecto de ley, el futuro texto regulará la etapa de instrucción de estos animales e incorpora novedades como la unificación en la Consejería de Asuntos Sociales del registro, regulación y posibles sanciones ante las “dificultades” que los discapacitados todavía encuentran para acceder a lugares públicos y privados de acceso público o colectivo.

Fuente: El Mundo

Leer más: http://www.elmundo.es/madrid/2015/02/09/54d8a410ca474193218b4579.html

 

¿Ha llegado la hora de experimentar con el clima del planeta?

1423473491_010606_1423481047_noticia_grande

Los científicos diseñan los primeros experimentos de geoingeniería para enfriar la Tierra ante la incapacidad de los políticos de acordar la reducción de emisiones de CO2
La geoingeniería para enfriar la Tierra, una estrategia arriesgada

Cumbre tras cumbre, los políticos se han mostrado incapaces de acordar una reducción significativa de las emisiones que calientan el planeta. Esa incapacidad está llevando a un grupo creciente de científicos a pensar en un plan B: cambiar el clima de la Tierra. Ingenieros y climatólogos han escrito ya mucho sobre las tecnologías que podrían enfriarla. Ahora, algunos, quieren llevar sus experimentos de los modelos de ordenador a la vida real.

MÁS INFORMACIÓN
La geoingeniería para enfriar la Tierra, una estrategia arriesgada
Los países se unen por primera vez en la lucha contra el cambio climático
Detrás de la palabra geoingeniería hay un abanico de tecnologías que comparten un mismo punto de partida y de llegada. Si los humanos no consiguen reducir las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, tendrán que cambiar el clima para enfriar el planeta. Desde pintar los tejados y fachadas de blanco para reflejar la radiación solar, como se ideó en un fallido plan en California, hasta colocar gigantescos espejos en el espacio creando zonas de sombra planetarias pasando por la captura del CO2, son muchas las ideas que se han propuesto.

Si las emisiones no se frenan y la temperatura media global supera el umbral de los 2º en lo que queda de siglo, hay que introducir nuevos elementos en la ecuación. Aunque el Sol no tenga la culpa de las emisiones humanas, la reducción de su radiación podría bajar las temperaturas. Tampoco los océanos o el subsuelo son culpables de nada, pero la fertilización de los primeros y el uso del segundo como sumidero podrían retirar el exceso de CO2 de aquella ecuación. Junto a la geoingeniería desde el espacio, la gestión de la radiación solar y la captura de CO2, son las tres grandes alternativas que hay si los políticos fallan.

“El fracaso de nuestros políticos en lograr medidas concretas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero está preocupando a los científicos y causando que muchos de ellos empiecen a pensar en medidas extremas”, dice el climatólogo de la Institución Carnegie de Washington (EE UU), Ken Caldeira. Considerado uno de los mayores expertos en cambio climático del mundo, Caldeira ha sido siempre un gran defensor de la geoingeniería.

La gestión de la radiación solar, la captura del CO2 o espejos en el espacio, son las tecnologías candidatas
No es que Caldeira quiera trastear el clima ya, es que considera que hay que tener bien estudiadas las alternativas por si todo lo demás falla. “Estoy a favor de experimentos a pequeña escala que ayuden a construir conocimiento sobre los procesos básicos relacionados con la geoingeniería solar”, explica. “Lo que no apoyo, al menos por ahora, son los experimentos que tenga por objetivo desarrollar las tecnologías de despliegue”, aclara.

La gestión de la radiación solar es quizá la tecnología más radical pero también una de las más efectivas para enfriar el planeta. En un informe al Gobierno de EE UU elaborado por Caldeira y otra veintena de científicos en 2011 se planteaban todas las posibilidades, con sus riesgos, costes y ventajas. Se trata de jugar con el Sol. Hay soluciones de ingeniería, como pintar los tejados de blanco o conseguir que las carreteras reboten los rayos solares, lo que aumentaría el efecto albedo.

Pero la mayoría de los geoingenieros miran a las nubes. Mientras unos las quieren convertir en espejos que reflejen parte de la luz, otros estudian como hacerlas más permeables para que la radiación y el calor escapen al espacio.

Lo más cerca que se ha estado de realizar uno de estos experimentos fue en 2011. Entonces, ingenieros y climatólogos británicos idearon el proyecto SPICE (Inyección Estratosférica de Partículas para la Ingeniería Climática, por sus siglas en inglés). Pretendían inyectar aerosoles como el dióxido de azufre en las capas altas de la atmósfera para aumentar la refracción de las nubes. Aunque su experimento era tan a pequeña escala que solo iban a usar un pequeño dirigible como difusor, el proyecto fue paralizado, al menos su parte más experimental.

El fracaso de nuestros políticos está causando que muchos científicos empiecen a pensar en medidas extremas”, dice el climatólogo Ken Caldeira
“SPICE aún está investigando la inyección estratosférica de aerosoles. Una parte del proyecto iba a estudiar la inyección desde un globo y una parte de este plan era construir el prototipo de dirigible. Por varias razones, los científicos decidieron que no seguirían adelante con esta pequeña parte del proyecto”, explica Piers Forster, principal investigador del IAGP. Tras estas siglas se encuentra uno de los frutos del amago experimental de SPICE. La polémica que supuso el plan entre la opinión pública y la propia comunidad científica británica llevó a la creación de esta plataforma para estudiar la viabilidad de los distintos proyectos de geoingeniería pero también sus posibles efectos colaterales.

“Se puede aprender mucho, como de hecho hacemos, de las rigurosas simulaciones y los estudios de laboratorio sin necesidad de llevar los experimentos a la calle. Pero, en general, creo que se necesita desarrollar ambos de forma conjunta”, sostiene Forster. Otro de los frutos de SPICE fue, precisamente, que demostró la necesidad de regular la geoingeniería. Aún a pequeña escala, estos experimentos pueden alterar los patrones de lluvias o vientos. Pero, como aclara el científico británico, “es difícil crear un marco legal si no sabes qué estás regulando y de qué te estás protegiendo. Por eso, necesitamos tener alguna idea de la tecnología. Pero, por otro lado, no sería ético iniciar la experimentación sin tener en cuenta unas buenas prácticas de supervisión y gobernanza y la ruta que estas establecerían hacia los experimentos a gran escala”, añade.
El globo del proyecto SPICE que pretendía inyectar aerosoles en las nubes para aumentar su refracción de los rayos solares nunca llegó a despegar. / SPICE PROJECT
En esa ruta desde las simulaciones a los experimentos a gran escala se encuentra SCoPEx. Ideado por científicos de la Universidad de Harvad, este proyecto pretende inyectar aerosoles en la estratosfera. En eso recuerda a SPICE, pero SCoPEx también quiere estudiar cómo afectaría esa inyección a la capa de ozono, no sea que el remedio agrave la enfermedad. La propuesta, detallada en un especial de la revista Philosophical Transactions A de la Royal Society británica sobre geoingeniería, pretende inyectar varios centenares de gramos de ácido sulfúrico para ver si funciona la gestión de la radiación solar sin dañar la capa de ozono.

“La idea de realizar experimentos para alterar los procesos atmosféricos es comprensiblemente controvertida, pero nuestro experimento SCoPEx es solo una propuesta”, aclara uno de sus impulsores, David Keith. Su objetivo es ponerlo en marcha en 2017 pero, como dice, “solo seguiremos adelante si la financiación es sustancialmente pública, con un proceso formal de aprobación y un estudio de riesgos independiente”, añade en una nota.

Espejos en el espacio
Otros han ido mucho más lejos, hasta 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. En el punto de Lagrange L1, donde la fuerza de gravedad del Sol y la Tierra se anulan, se podrían colocar gigantescos espejos para reducir la incidencia de los rayos solares. “Desde nuestro planeta, solo veríamos una pequeña mancha en el disco solar”, cuenta el investigador de la Universidad Politécnica de Catalunya, Joan Pau Sánchez. Pero el espejo o espejos crearían una ligera sombra rebajando las temperaturas.

La idea no es nueva, pero Sánchez ha profundizado en ella para ver si, físicamente es posible. El pasado verano, durante una conferencia sobre geoingeniería celebrada en Berlín, el investigador catalán mostró sus últimos cálculos. Se trataría de colocar en L1 dos gigantescos parasoles, uno para sombrear cada hemisferio, con un área de 1,4 veces España. “Puede parecer la idea más descabellada pero, desde el punto de vista de la física, es factible”, explica. Además, tendría la ventaja de que no habría que trastear el clima del planeta como con la gestión de la radiación solar.

Uno de los mayores problemas de los parasoles y de los otros proyectos de geoingeniería aplicados a escala planetaria es el coste. “El nivel de financiación de un proyecto para contrarrestar el cambio climático sería algo nunca visto en la historia de la humanidad”, comenta Sánchez. “Un proyecto como este costaría alrededor del 1,5 % del PIB mundial”, añade. Para hacerse una idea, eso serían 30 veces los dólares invertidos en el programa Apolo, que puso al hombre en la Luna. Sin embargo, las cuentas podrían cuadrar si se tiene en cuenta que los costes asociados con el cambio climático podrían ascender al 5 % del PIB de todas las naciones del planeta.

Eficacia, gobernanza, coste son los obstáculos con los que se enfrenta la geoingeniería. Pero también miedo y desconocimiento de los que no son científicos. Ese desconocimiento es lo que ha movido a la filósofa vasca de la Universidad de Lancaster (Reino Unido), Maialen Galarraga, a impulsar el proyecto GeoE. “Queremos hacer un documental sobre geoingeniería que sea reflexivo, que lleve a la gente a tomar este tema como algo suyo, que lo democratice”, explica. Galarraga colabora con el IAGP británico para que las propuestas sobre cómo cambiar el clima no solo se basen en los cálculos de los climatólogos o los ingenieros. Porque, si la geoingeniería no se abre a los demás, no saldrá de los laboratorios.

Recomendar en Facebook2.668Twittear510Enviar a LinkedIn61

Fuente:blog del Pais

Leer mas: http://elpais.com/elpais/2015/02/09/ciencia/1423473491_010606.html